¿Tu nivel de baile es el real?

¿Por qué a veces creemos que nuestro nivel de baile es muy superior al real y viceversa?

Esta reflexión personal, y totalmente cuestionable, ya la escribí hace varios años en otro blog, pero me ha parecido interesante traerla aquí también.

En mayor o menor medida nadie se salva de un efecto muy peculiar que se da durante el aprendizaje de cualquier habilidad. Pero antes, veamos el caso ideal:

✏️ En la primera gráfica puedes ver en el eje horizontal el Nivel Real, desde que comenzamos a aprender hasta que llegamos a la maestría. En el vertical se representa el Nivel Percibido, es decir, cuánto creemos que es nuestro nivel. El resultado que presenta esta primera gráfica parece un escenario razonable: a medida que aumentamos de nivel y aprendemos nuevas habilidades también lo hace nuestra percepción sobre el mismo, una progresión lineal. Lamentablemente en la práctica esto casi nunca sucede, porque no somos máquinas. Los humanos somos bastante malos en medir cualquier variable en términos absolutos, sin ayuda externa siempre echamos mano de la comparación para intentar evaluar los datos (aunque eso da para otro post).

✏️ Pero en la segunda gráfica verás algo que se aproxima más a la realidad: El efecto Dunning-Kruger entra en acción. Se trata de un sesgo cognitivo bastante habitual. He destacado tres zonas con números. Vamos a dar un pase por ellas de la mano de Pepito, que comenzó con su primera clase de baile y ahora es todo un maestro en su estilo.

Zona 1

Al alcanzar un mínimo de conocimiento (respecto al total), Pepito cree que su nivel de baile es muy superior al real y sobreestima sus capacidades. No es consciente de todo lo que le queda por aprender. En este punto se aventura a dar clases gratuitas mientras baila con alguien o de pago impartiéndolas en una sala, a pesar de que hace escasos meses que las recibió. En congresos solo entra a talleres donde aparezca la palabra “avanzado”.

Zona 2

A medida que Pepito va aprendiendo más y más se da cuenta de todo el camino que le queda por recorrer para tener realmente un buen nivel. Es un golpe de realidad, necesario. Su percepción baja drásticamente, incluso por debajo de su nivel real.

Zona 3

Pese a que Pepito ya tiene un nivel alto, se infravalora. Sufre el Síndrome del impostor. Su percepción ahora también es alta, pero no toda la que debería.

Con tiempo y experiencia Pepito encuentra el equilibrio, los dos ejes de la gráfica se encuentran en un punto equidistante, se enamoran y viven para siempre en un castillo mágico rodeados de animales parlanchines.

Fin.

Pero ¿cómo podría saber Pepito en qué punto de la gráfica se encuentra justo en el momento que le está sucediendo? ¿Se podría evitar?

Mmmm… 🤔 no se puede.

El caso de Pepito es un extremo a propósito porque ayuda a ejemplificar, pero en mayor o menor medida todos sufrimos de este efecto, además el tiempo transcurrido es una cosa y el nivel de baile es otra, un año de clases para una persona puede ser un mes para otra. No obstante tampoco es que todo esto sea negativo al 100%. Esa subida inicial de confianza en la Zona 1 viene bien para no desmoralizarse al comenzar. Y el problema de la Zona 3 es conveniente para no caer en el error de que ya lo sabemos todo y dormirse en los laureles.

Algunos consejos rápidos que Pepito te daría para intentar que la gráfica de tu vida en el baile se parezca algo más a la primera y menos a la segunda:

✅ No entres en al comodidad: Prueba distintos profesores/as, otros estilos de baile.

✅ Pide consejo a bailarines expertos Conoce su opinión sobre tu forma de bailar. Cuidado, a expertos, no a falsos expertos de la Zona 1.

✅ Aparta el ego. Fama no es conocimiento. El hecho de haber bailado en un escenario no te hace mejor que el resto (hay otro post donde discuto esto)

✅ Sentir algo de vergüenza ajena/propia viendo vídeos tuyos del pasado es buena señal, has progresado.

✅ Nunca dejes de aprender.

Como decía, evitar este sesgo, como cualquier otro, es prácticamente imposible, y más al inicio, pero ya solo ser consciente de todo esto puede hacerte tomar mejores decisiones.

¡A bailar!

¡Comparte y comenta si te ha parecido interesante!

El “Efecto Halo” en el baile

Un error común, especialmente en principiantes, es suponer que si se cumple uno de los vértices de este triángulo, automáticamente los otros dos también serán ciertos.

Buena didáctica, Buen show, buen social en el baile. Pirámide.

El “Efecto Halo” es un sesgo cognitivo muy habitual en el cual damos por supuestas cualidades generales a alguien en base a una en concreto. Las aplicaciones en publicidad son miles, y funcionan, porque desde un punto evolutivo, y en un entorno natural, supone una ventaja evolutiva al juzgar muy rápido cuando es necesario. Hoy en día se usa el atractivo físico para vendernos algo que nada tiene que ver con él, o al acudir a famosos deportistas para colarnos cualquier producto del que seguro no tienen ni la más remota idea.

Volviendo al triángulo, y simplificando con estados binarios bueno / no bueno:

✅ Ser espectacular en un show no implica tener un buen social.
✅ Ser excepcional en la pista de baile no implica que los shows también lo sean.
✅ Poseer técnica, experiencia en la pista, en la tarima, etc. no implica que vaya a ser educativo, y sus clases se convertirán en un “cópiame si puedes”
✅ …

Y aclaro que, “no implicar” significa que no se cumple obligatoriamente, pero podría ser.

‼️¡Pero ojo!, el “Efecto Halo” también se aplica cuando extendemos una percepción negativa de algo en concreto a todo el conjunto. Hay que ser consciente que si alguien no cumple alguno de los vértices ello no invalida automáticamente los otros dos.

En definitiva, conocer este sesgo cognitivo no solo puede evitarte decepciones o frustraciones, sino también experimentar gratas sorpresas y descubrimientos inesperados. Como cuando esa persona que no destaca mucho bailando luego te da la mejor clase de tu vida en la academia, o la otra que actuando ni fu ni fa pero termina siendo el mejor baile social de la noche.

Y finalizando, ¿la meta última es conseguir los tres vértices? No tiene porqué.

¿Qué opinas?

¡Comparte y comenta si te ha parecido interesante!

😘😘