¿Cómo se importan los pasos de baile de un estilo a otro?

¡Atención! Lo que vas a leer a continuación es una reflexión en voz alta de domingo. Sirva como entretenimiento y, deseablemente, la semilla para formularse algunas preguntas. En ningún caso como la última verdad.

Hoy hablaré sobre algo que ocurre, ha ocurrido siempre y seguirá ocurriendo: la incorporación de una figura o paso desde otro estilo de baile. Especialmente aquellas que son de ejecución individual, más que en pareja.

Por poner un ejemplo, una figura del jazz que ha terminado en la salsa. Aunque podría poner mil y un ejemplos de esta última, intentaré que sea algo genérico porque se da en todos los bailes y en todas direcciones.

En mi opinión no es algo bueno ni malo, forma parte de la naturaleza evolutiva de la cultura, como en el caso del lenguaje. Puede haber algunos casos muy concretos de bailes regionales muy cerrados en los que se matiene la tradición pura, aquellos en los que la última innovación se hizo en el siglo XVIII, pero se usan practicamente a modo de representación teatral. Sin embargo sí encuentro que hay algunos detalles que puede convertir ese “trasvase danzatorio” en malo, regular y bueno.

Pepito ve una figura, un movimiento o un paso de otro estilo de baile, que nada tiene que ver con el que practica, y quiere incorporarlo al suyo. Según veo yo tiene tres opciones, de peor a mejor.

Imitación

Simplemente ejecuta la figura sin tener en cuenta ni siquiera el tiempo.

Afortunadamente no se suele dar mucho, al menos con la intención de conexionarla con el estilo de baile.

Adopción

Pepito no cambia nada sobre cómo se hace ese movimiento pero intenta que cada pisada, por decirlo de alguna forma, encaje dentro del tiempo que marca su estilo de baile.

Diría que es la forma más habitual de importar pasos de baile. También es la más cómoda y rápida cuando se busca ampliar el repertorio. Te sorprendería saber la cantidad de pasos importados que existen en cada estilo de baile y que actualmente se cuentan como propios o “de toda la vida”.

Muchas veces se excusa el uso de esta opción aludiendo evolución del baile, sin embargo, la existencia de cambio per se no implica evolución. Si con el tiempo se abusa de esta práctica resulta en un estilo de baile sin hilo principal donde parece que, sí, los pasos encajan en el tiempo pero hay una sensación de fondo que falla, de incoherencia. Por otra parte la explicación de estos nuevos pasos suele ser confusa o muy apartada de lo que ya conocían los alumnos.

Integración

Pepito investiga y comprende que cada estilo de baile tiene una filosofía de movimiento propia, algo que la hace única, el tronco principal donde se fundamenta y que va más allá de cualquier paso de baile que pueda ramificar de él. Pepito prueba a injertar una rama de naranjo en un limonero y aunque requiere de un proceso de ajuste, funciona. Pero cuando intenta que el limonero produzca patatas, algo falla. Por lo tanto analiza ese paso de baile que tanto le gustaría importar y no solo consigue que encaje en tiempo, sino que lo amolda a la filosofía de movimiento intentando que no pierda su esencia por el camino. De esta forma el estilo de baile puede evolucionar añadiendo nuevas figuras sin perder esa coherencia distinguible.

Es cierto que esta opción es más costosa que la anterior pero a la larga resulta más armoniosa y fluída, tanto para quien la tiene que explicar/razonar como para quien la baila.

¿Qué hay de las populares fusión de estilos? Muy interesantes, aunque según lo anterior habría que preguntarse un par de cosas: ¿Se está creando un nuevo tronco con una filosofía fusionada y bien definida? ¿O simplemente se está haciendo uso de la segunda opción con una importación masiva del otro estilo?

Espera, ¡hay más!

Además de todo lo dicho existe otra variable a considerar: algunas figuras de baile poseen significado propio. Son así por una razón, representan algo muy concreto. Algo que dentro de su tronco tiene todo el sentido pero fuera de él entraña cierto riesgo si solo se copia la parte estética.

Pepito entiende que este tipo de figuras son como algunos gestos que hacemos con brazos o manos durante una interacción con otra persona. La mayoría de ellos representan algo, con mayor o menor calado cultural, pero lo hacen. Un gesto que Pepito suele hace mucho es el de levantar el dedo pulgar hacia arriba expresando aprobación, sin embargo el significado de ese gesto no es el mismo en todos los países. En algunos significa justo lo contrario. Ahora cuando lo hace tiene en consideración el lugar, momento y público para evitar malentendidos.

Finalizando

Un ejercicio interesante y que rara vez he visto que se haga, por no decir nunca, es el observar cada paso de baile que se hace actualmente, incluso aquellos “de toda la vida”, y preguntarse: ¿cuál es el origen de esto? ¿por qué se hace así y no de otra forma? ¿es un paso imitado, adoptado o integrado? ¿encaja dentro de la fiolosofía de movimiento de ese estilo en particular? ¿hay algo que no encaja? ¿tiene o ha tenido un significado propio?

¡Comparte y comenta si te ha parecido interesante!

😘😘

Deja un comentario