Desconexión bailando salsa y tener una casa en la playa

Bailas salsa con alguien, vais al mismo tiempo, mismo estilo, pero hay algo que no termina de encajar…

Por supuesto puede ser debido a multitud de factores, pero hay un pequeño detalle que muchas veces pasa desapercibido, especialmente si siempre bailas en los mismos lugares o llevas poco tiempo bailando salsa: la forma de pisar el break.

La pisada del break, se produce cuando se “rompe” el sentido del básico y se pasa de avanzar a retroceder, y viceversa. Por ejemplo:

  • En los estilos donde se dice que se baila en tiempo 1 (on1) el break corresponde a la pisada en tiempo 1. Avanzamos durante los tiempos 6 – 7 – 8 y en el 1 se produce el punto de inflexión, el 2 ya se pisa en sentido contrario y comenzamos a retroceder.
  • En los estilos donde se dice que se baila en tiempo 2 (on2) el break corresponde a la pisada en tiempo 2. Avanzamos durante los tiempos 7 – 8 – 1 y en el 2 se produce el punto de inflexión, el 3 ya se pisa en sentido contrario y comenzamos a retroceder.

Bien, para a explicar esta posible desconexión con la pareja, a partir de ahora los ejemplos serán sobre el baile en tiempo 2 (hablando de un compás de 4 tiempos musicales como es la salsa, en un conteo de 8 tiempos ese segundo tiempo puede caer en 2 o en 6), que es donde he visto más acentuado el “problema”.

Dependiendo del país donde vivas, o la moda en ese momento, puede que los pasos de break delantero y trasero estén próximos al centro o muy separados. Me explico. Estos serían los dos polos opuestos en cuanto a la forma de pisar, lo ejemplificaré con la analogía de cuántas “casas” tenemos:

Pisamos el 1 y el 5 cerca uno del otro

Como ves en la ilustración, se mantiene un centro más o menos definido. Avanzamos el 2 a una distancia cómoda, pero en 5 volvemos a “casa“. Desde ese punto viajamos hacía nuestro break trasero al 6. Desplazamientos moderados en los extremos, cortos en el centro. Esta opción proporciona más control, equilibrio y estabilidad.

Pisamos el 1 y el 5 lejos uno de otro

En este caso no hay un centro que podamos llamar “casa”, tenemos dos de ellas, una “casa en la playa” delante y una “casa en la montaña” detrás, a distancia una de la otra. Como cada break tiene su propia casa, tenemos que viajar constantemente entre una y otra por un camino más largo. Desplazamientos cortos en los extremos, largos en el centro. Esta opción proporciona más recorrido y un efecto péndulo.

Observaciones

Como decía, en cada país, momento, o incluso preferencia individual, puede que sea más común una forma que la otra (¡fíjate la próxima vez que salgas a bailar!). Donde vivo yo se ha estado poniendo más de moda la versión con dos casas, con pasos muy largos en 1 y 5 pisando 2 y 6 muy cerca de estos últimos.

Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, pero ya solo el hecho de conocer que existen te puede evitar situaciones frustrantes. Si tú bailas de una forma y tu pareja de la otra, el baile resultante es como una goma que se tensa y suelta constantemente, no vais en sincronía aunque piséis al tiempo. Resulta incómodo.

¿Cómo se baila en tu zona?

¡Comparte y comenta si te ha parecido interesante!

😘😘

Los 5 estilos de baile en la salsa

Esta fue una colaboración que hice con Tito Ortos para Instagram. Por eso de el espacio limitado, para adaptarnos al formato gráfico y de lectura rápida del medio. ¡Tenlo en cuenta! Es una simplificación de algo que perfectamente se puede dar en una conferencia de varias horas.

Estilo Cubano

Estilo New York

Estilo Puerto Rico

Estilo Los Ángeles

Estilo Caleño

Musicalidad VS interpretación musical en el baile

¿Es lo mismo? ¿Son cosas distintas? ¿Qué es cada concepto? ¿Se dan clases de una cosa cuando es la otra y viceversa? ¿Qué es ser musical? ¿Tener musicalidad? ¿Qué se interpreta exactamente?

Estas son preguntas que dejé en el aire en un post de instagram.

musicalidad o interpretación musical mi opinión

Ahora es el turno de dar mi opinión. 

Y recalco que esta es una opinión personal, de ningún modo se debe tomar como la última verdad. Solo es un punto de partida que pretende invitar a la reflexión.

Lo primero que haré será definir cada término. O no, porque entre tú y yo, no tengo ni idea de lo que significa ni una cosa ni la otra aplicadas al baile 💯. Si crees que está muy claro te invito a leer la definición de las palabras en la Real Academia de la Lengua Española, así como todas sus acepciones. Las interpretaciones pueden ser muy bailopintas variopintas.

De todas formas a mí lo que me interesa no es cómo llamarlo, es categorizarlo. Por lo tanto, y para evitar confusiones con ideas preconcebidas, voy a bautizar las dos principales formas de interpretar la música mediante del cuerpo con nuevos nombres (aunque sea solo durante este artículo): Palabras y Frases.

Ya he usado varias veces la analogía entre el lenguaje y el baile, y esta no iba a ser una excepción. 

Palabra

Una forma de interpretar un tema musical podría ser eligiendo un instrumento y acentuando con alguna parte del cuerpo cada nota o golpe.

Imagina 4 golpes de conga muy destacados en algún momento de la canción, eso sería 4 palabras, que podrían traducirse en 3 movimientos secos de hombro más 1 final de cabeza. O por ejemplo, 7 notas de piano, 7 palabras, que se traducen en 7 movimientos con el pie. 

Para acertar en estos golpes, o bien te conoces el tema de memoria, te has fijado que se trata de un patrón que se repite durante la canción, o has tenido suerte (y te quedas con una cara de satisfacción suprema 🤩)

Frase

Otra forma de interpretar un tema musical contempla una visión más amplia y abarca varios compases. Ya no son solo palabras sueltas, es una frase entera con un significado y entonación concreta.

Te pongo un ejemplo de salsa, aunque todo esto es aplicable a cualquier baile. 

Imagina una parte del tema musical donde la presencia de la percusión es suave y predomina el viento y cuerda con notas largas, melódicas 🎧🎻😌 (El inicio de Mi Desengaño de Roberto Roena por ejemplo)

Sí, podrías centrarte igualmente en marcar con el cuerpo cada nota con énfasis en las palabras de una forma más o menos exagerada, pero también podrías tener en cuenta la frase completa y adaptar tus movimientos a la cadencia de la misma, al sentimiento que desprende durante ese párrafo de la canción.

En este caso no es estrictamente necesario que te la conozcas de memoria, es aceptable si a mitad de la primera frase ya cambias tu forma de bailar para adaptarla al humor de ese párrafo que viene.

Resumiendo

Son dos formas distintas de interpretar un tema musical, tanto si se trata de un baile en pareja como de unos pasos libres, y que por supuesto no son excluyentes.

En mi opinión son importantes ambas, aunque creo que la interpretación de las frases lo es un poco más, está en un nivel ligeramente superior.

Puedes conocerte de memoria cada golpe o nota de la canción, pero si decides usar movimientos exagerados para las palabras que emite un piano durante una suave y melódica frase… quedaría tan forzado como recitarle un bello poema a un bebé con una entonación agresiva. Va a llorar sí o sí. 👶😡🤬😭

Siguiendo con la analogía del lenguaje, si quieres que te entiendan hablando en otro idioma, a veces es más importante acertar con la entonación y melodía propia de cada región que elegir las palabras absolutamente perfectas, te podrías permitir algún desliz y más o menos te entenderían.

¿Recuerdas los primeros programas informáticos que leían un texto escrito? No los avanzados asistentes de ahora, los primeros, esos que leían palabra a palabra, casi letra a letra, con una voz robótica carente de entonación y emoción, con las pausas a destiempo… 🤖 Un horror. Las palabras estaban, pero no entendías lo que querían decir.

Finalizando (creo)

Entonces, ¿es estrictamente obligatorio que tu baile sea el que todo el mundo espera durante una frase? Pues no, pero siempre que lo hagas con un propósito, a conciencia, buscando el contraste. El baile en principio es diversión, y a veces movimientos rápidos en una frase lenta o muy lentos en un párrafo agresivo puede resultar atractivos y hasta exóticos si se hacen bien. (Ya te adelanto que yo no sé)

Entonces, ¿las palabras no importan? ¡Pues claro que importan! Acentuar algunas de ellas enriquece el baile y es muy divertido.

Y ahora voy a dejar de nuevo algunas preguntas al aire, por si quieres darles una vuelta o dejar tus pensamientos en los comentarios ✏️:

¿Qué es entonces la interpretación musical? ¿Y la musicalidad? ¿Es alguien muy musical cuando se sabe al dedillo todas las notas y golpes de una canción? ¿De qué son las clases de musicalidad o interpretación musical, de palabras o de frases? ¿Qué valoras más durante un baile social? ¿Y en shows? 🤔🤔

Dicho esto, que cada uno baile como quiera y le apetezca en cada momento. 💃🕺

¡Comparte y comenta si te ha parecido interesante!

😘😘

¿Tu nivel de baile es el real?

¿Por qué a veces creemos que nuestro nivel de baile es muy superior al real y viceversa?

Esta reflexión personal, y totalmente cuestionable, ya la escribí hace varios años en otro blog, pero me ha parecido interesante traerla aquí también.

En mayor o menor medida nadie se salva de un efecto muy peculiar que se da durante el aprendizaje de cualquier habilidad. Pero antes, veamos el caso ideal:

✏️ En la primera gráfica puedes ver en el eje horizontal el Nivel Real, desde que comenzamos a aprender hasta que llegamos a la maestría. En el vertical se representa el Nivel Percibido, es decir, cuánto creemos que es nuestro nivel. El resultado que presenta esta primera gráfica parece un escenario razonable: a medida que aumentamos de nivel y aprendemos nuevas habilidades también lo hace nuestra percepción sobre el mismo, una progresión lineal. Lamentablemente en la práctica esto casi nunca sucede, porque no somos máquinas. Los humanos somos bastante malos en medir cualquier variable en términos absolutos, sin ayuda externa siempre echamos mano de la comparación para intentar evaluar los datos (aunque eso da para otro post).

✏️ Pero en la segunda gráfica verás algo que se aproxima más a la realidad: El efecto Dunning-Kruger entra en acción. Se trata de un sesgo cognitivo bastante habitual. He destacado tres zonas con números. Vamos a dar un pase por ellas de la mano de Pepito, que comenzó con su primera clase de baile y ahora es todo un maestro en su estilo.

Zona 1

: Al alcanzar un mínimo de conocimiento (respecto al total), Pepito cree que su nivel de baile es muy superior al real y sobreestima sus capacidades. No es consciente de todo lo que le queda por aprender. En este punto se aventura a dar clases gratuitas mientras baila con alguien o de pago impartiéndolas en una sala, a pesar de que hace escasos meses que las recibió. En congresos solo entra a talleres donde aparezca la palabra “avanzado”.

Zona 2

A medida que Pepito va aprendiendo más y más se da cuenta de todo el camino que le queda por recorrer para tener realmente un buen nivel. Es un golpe de realidad, necesario. Su percepción baja drásticamente, incluso por debajo de su nivel real.

Zona 3

Pese a que Pepito ya tiene un nivel alto, se infravalora. Sufre el Síndrome del impostor. Su percepción ahora también es alta, pero no toda la que debería.

Con tiempo y experiencia Pepito encuentra el equilibrio, los dos ejes de la gráfica se encuentran en un punto equidistante, se enamoran y viven para siempre en un castillo mágico rodeados de animales parlanchines.

Fin.

Pero ¿cómo podría saber Pepito en qué punto de la gráfica se encuentra justo en el momento que le está sucediendo? ¿Se podría evitar?

Mmmm… 🤔 no se puede.

El caso de Pepito es un extremo a propósito porque ayuda a ejemplificar, pero en mayor o menor medida todos sufrimos de este efecto, además el tiempo transcurrido es una cosa y el nivel de baile es otra, un año de clases para una persona puede ser un mes para otra. No obstante tampoco es que todo esto sea negativo al 100%. Esa subida inicial de confianza en la Zona 1 viene bien para no desmoralizarse al comenzar. Y el problema de la Zona 3 es conveniente para no caer en el error de que ya lo sabemos todo y dormirse en los laureles.

Algunos consejos rápidos que Pepito te daría para intentar que la gráfica de tu vida en el baile se parezca algo más a la primera y menos a la segunda:

✅ No entres en al comodidad: Prueba distintos profesores/as, otros estilos de baile.

✅ Pide consejo a bailarines expertos Conoce su opinión sobre tu forma de bailar. Cuidado, a expertos, no a falsos expertos de la Zona 1.

✅ Aparta el ego. Fama no es conocimiento. El hecho de haber bailado en un escenario no te hace mejor que el resto (hay otro post donde discuto esto)

✅ Sentir algo de vergüenza ajena/propia viendo vídeos tuyos del pasado es buena señal, has progresado.

✅ Nunca dejes de aprender.

Como decía, evitar este sesgo, como cualquier otro, es prácticamente imposible, y más al inicio, pero ya solo ser consciente de todo esto puede hacerte tomar mejores decisiones.

¡A bailar!

¡Comparte y comenta si te ha parecido interesante!

El “Efecto Halo” en el baile

Un error común, especialmente en principiantes, es suponer que si se cumple uno de los vértices de este triángulo, automáticamente los otros dos también serán ciertos.

Buena didáctica, Buen show, buen social en el baile. Pirámide.

El “Efecto Halo” es un sesgo cognitivo muy habitual en el cual damos por supuestas cualidades generales a alguien en base a una en concreto. Las aplicaciones en publicidad son miles, y funcionan, porque desde un punto evolutivo, y en un entorno natural, supone una ventaja evolutiva al juzgar muy rápido cuando es necesario. Hoy en día se usa el atractivo físico para vendernos algo que nada tiene que ver con él, o al acudir a famosos deportistas para colarnos cualquier producto del que seguro no tienen ni la más remota idea.

Volviendo al triángulo, y simplificando con estados binarios bueno / no bueno:

✅ Ser espectacular en un show no implica tener un buen social.
✅ Ser excepcional en la pista de baile no implica que los shows también lo sean.
✅ Poseer técnica, experiencia en la pista, en la tarima, etc. no implica que vaya a ser educativo, y sus clases se convertirán en un “cópiame si puedes”
✅ …

Y aclaro que, “no implicar” significa que no se cumple obligatoriamente, pero podría ser.

‼️¡Pero ojo!, el “Efecto Halo” también se aplica cuando extendemos una percepción negativa de algo en concreto a todo el conjunto. Hay que ser consciente que si alguien no cumple alguno de los vértices ello no invalida automáticamente los otros dos.

En definitiva, conocer este sesgo cognitivo no solo puede evitarte decepciones o frustraciones, sino también experimentar gratas sorpresas y descubrimientos inesperados. Como cuando esa persona que no destaca mucho bailando luego te da la mejor clase de tu vida en la academia, o la otra que actuando ni fu ni fa pero termina siendo el mejor baile social de la noche.

Y finalizando, ¿la meta última es conseguir los tres vértices? No tiene porqué.

¿Qué opinas?

¡Comparte y comenta si te ha parecido interesante!

😘😘